Optimizando nuestro sistema al estilo PRO de manera fácil

Después de un par de semanas en las que la carga laboral me mantuvo alejado de cualquier teclado que no fuera el de mi PC de la oficina, y en los que mi creatividad y mis energías fueron a parar a /dev/null, aprovecho esta pequeña ventana de relajo que tengo para sentarme aquí y dedicarle un poco de tiempo (que terminaron siendo un par de horas repartidas en varios días) a mis pocos pero queridos lectores (Además que el tirano gran jefe me va a tirar las orejas si no publico algo pronto).

Esta semana les traigo una manera de optimizar su sistema basado en Debian (Ubuntu, Mint, etc), de manera “PRO”, compilando desde las fuentes, pero con un método que trae muchas menos complicaciones.

Antes de seguir, debo hacerles una advertencia: dado que vamos a tocar nuestras aplicaciones y programas en la raíz más profunda de su ser, siempre tengan todo respaldado.

Introducción

¿En qué consiste lo que vamos a hacer? En pocas palabras, vamos a reconstruir nuestras aplicaciones de manera que se adapten más a las características de nuestro equipo (PC).
¿De qué manera? Pues, compilándolos nuevamente.
¿Qué logro con esto? Que tus aplicaciones se compilen de manera más específica según el tipo de procesador que tengas, dado que están compiladas de manera genérica, por lo que no hace uso de las características específicas de cada modelo de procesador con el fin de aumentar al máximo la compatibilidad. Es decir, que vamos a adaptar las aplicaciones que compilemos a las capacidades reales de nuestro procesador, permitiendo que se usen todas las capacidades posibles.
¿Puedo echar a perder mi sistema? SI. Es por esto que solo recomiendo recompilar aplicaciones que no sean críticas para el sistema. Por ejemplo, Empathy, Rhythmbox, Firefox. Pero tampoco es para asustarse, siempre podemos reinstalar las versiones precompiladas desde nuestros repositorios de siempre.
¿Necesito saber programar o debo tener conocimientos avanzados de Linux? NO. Solo tener un poco de manejo de la consola, una conexión a internet y mucha paciencia (a veces puede tomar muchas horas).

Sigue leyendo

Anuncios